Biorreguladores en manos de mujer

mujer en un creePor Katherine Subiaut Azcanio

Muchas mujeres les temen a los insectos, pero ellas no. Los toman en sus manos, estudian sus ciclos, se enorgullecen de su proliferación, velan por su crecimiento como madres adoptivas.
Con la seguridad que otorgan el conocimiento, la experiencia y el amor a la naturaleza, las compañeras del Centro Reproductor de Entomófagos y Entomopatógenos (CREE) de la UEB Atención a Productores México, garantizan con medios biológicos una saludable agricultura.

“El CREE surgió el 20 de diciembre de 1986, y desde entonces hasta 2004 su línea fundamental era la Mosca Lixophaga, un controlador natural del borer de la caña y el gusano de la mazorca de maíz”, explica Mayda Delgado Acosta, directora y fundadora.

“La eficiencia ha permitido reducir los índices de infestación de la primera plaga de 4.64, en el año 1986, a 1.08 en la actualidad. A partir del 2004, comenzamos a diversificarnos con la cría de Tetrastichus Howardi y Nemátodo Heterorhadditis, además del hospedante, sin valor comercial”, agrega.

Mientras los pesticidas y otros instrumentos de eliminación química destruyen incluso las especies beneficiosas a los cultivos y dañan el medio ambiente, estos métodos ecológicos respetan el equilibrio del entorno sin perder efectividad. Su mayor importancia radica en la defensa de varios tipos de gramíneas.

La venta de los servicios del CREE repercute directamente en el financiamiento de la institución y en el salario de los trabajadores. Destaca la estabilidad y sentido de pertenencia de su colectivo laboral, donde la mayoría, nueve de 13, son mujeres, especializadas en agronomía.

Como espacios de intercambio y propagación del saber, el CREE organiza encuentros y exposiciones sobre su quehacer diario. “Los jefes y técnicos de las 19 unidades vinculadas a la producción del central México pueden asistir en los Días de Campo”, comenta Antonio Carballo López, director de la filial de Atención a los Productores.

La facilidad de su aplicación, la posibilidad de generar grandes volúmenes sin inversiones capitales, en un espacio reducido y en un corto tiempo, así como la alta seguridad biológica que ofrece el sistema de reproducción artesanal, permiten que el valor mercantil de estos biorreguladores sea asequible, convirtiéndolos en una opción rentable para la agricultura de hoy.

(Tomado de Girón)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s