Temo no poder ser tan buena madre como la mía

madre e hijaEscrito por Jessica Mesa Duarte

Muchas veces me pregunto de dónde le vienen los conocimientos, las experiencias de la vida, la capacidad de entrega absoluta e incondicional. Sí, porque en eso de educar a una persona, priorizar sus intereses por encima de los propios, sufrir o celebrar con la misma
intensidad sus decepciones y logros, las madres son unas campeonas.

Y mi madre, me enorgullezco de decirlo, una profesional excelente, esposa dedicada, hija excepcional, ha sabido conducir a toda la familia cual timonel de un barco, incluso cuando las tempestades de la economía han amenazado con volcar la embarcación.

No puedo recordarlo, pero según remembranzas familiares de los difíciles tiempos del Período Especial, que marcaron la vida de mi generación nacida en el propio año 90, mami tuvo el desprendimiento necesario para juntar el poco dinerito de su cartera y la de mi papá para comprarme una mudita de ropa cada uno, como regalo que recibirían ambos el 14 de febrero.

De historias como esa está llena mi vida, no tanto por carencias económicas, sino porque mi mamá siempre ha estado conmigo, por más compleja que sea la situación. Ella dice que yo quiero más a mi papá y no puede estar más lejos de la realidad.

Mi madre ha sido para mí el ejemplo, la guía, el apoyo, incluso cuando no podía permanecer más horas en casa por motivos de trabajo, siempre ha estado con nosotros. La he visto defendernos a mi hermana y a mí con la fiereza de quien ve amenazada su descendencia, emprender proyectos para los cuales yo no tendría energías. Todo por sus hijas.

Cuando lloré, nuestras lágrimas se confundieron, cuando me equivoqué me reprendió con dureza, cuando reí hizo de mis alegrías sus más grandes motivos.

Gracias a ella me he convertido en una mujer independiente y segura; a pesar de no estar de acuerdo en muchas cuestiones, siempre ha respetado mis criterios y me ha brindado el mejor consejo, creo que eso lo aprendió con mi abuela, otra magnífica madre.

Por desgracia no existen manuales para ser madre y aprender cómo estar en el momento oportuno, decir las palabras adecuadas y entregarse sin reservas.

Al pensar en el ejemplo de mi madre, con edad suficiente para planear tener mis propios hijos, siempre me asaltan los temores. ¿Estaré preparada yo alguna día para ser tan buena madre como mami?

Anuncios

Acerca de yirmara2015

Periodista. Editora del sitio web de Radio 26. Matancera, del campo y la ciudad... Yirmara Torres en Facebook y @yirmaratorres en Twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s